La época del embarazo y su recuperación se trata del momento en el que una mujer sufre los cambios más drásticos en su cuerpo. Además se trata de cambios muy rápidos de aumento y pérdida de peso, incluyendo las alteraciones hormonales, las restricciones de actividad física, etc.

Es evidente para todos que tener un hijo es una aventura que hace a todos sentirse completos y satisfechos pero tras tantos cambios nuestro cuerpo no vuelve a ser el que era y para muchas madres esto puede suponer un problema. Para aquellas que se sientan cohibidas e inseguras con su propio aspecto tanto como para las que su imagen es parte fundamental de su vida laboral o incluso las que pueden tener otro tipo de complicaciones de salud tras dar a luz.

Es por esto que cada vez aumentan más las madres que deciden ponerse en manos de un especialista y realizarse un “mommy makeover” como ha comenzado a llamarse después de que en Estados Unidos se haya convertido en todo un éxito y la mayoría de famosas se sometan a ello. Se trata de una serie de cirugías que pueden realizarse según las necesidades de la paciente y que remodelan la figura de la mamá.

Se trata especialmente de la abdominoplastia y en ocasiones la mastopexia y también puede incluirse la liposucción o lipoescultura.

La abdominoplastia se trata de un proceso gracias al cual se elimina la grasa y piel excesiva del área abdominal a la vez que se aplanan los músculos que han sufrido los cambios extremos en los últimos meses. Ayuda a recuperar la zona del vientre y además a eliminar los excesos que pueden surgir si se ha aumentado de peso más de lo esperado o si hemos tenido un gran crecimiento del vientre.

La mastopexia ayuda a aquellas madres que tras dejar de dar el pecho, sus mamas han perdido la forma y posición al verse más caídas debido a la elasticidad adquirida tras el aumento del mismo con la subida de la leche.

Gracias a la liposucción eliminaremos los excesos de grasa localizada que suelen aparecer durante el embarazo ya que el aumento de peso es bastante grande y las embarazadas tienen limitada la actividad física es muy común que aparezcan cúmulos de grasas que antes no tenían.

En muchas ocasiones no es necesario someterse a los tres procedimientos, sino que según haya sido el embarazo y recuperación del mismo, cada paciente puede necesitar uno u otro o la combinación de algunos de ellos.